Hola maldito seguidor del metal hoy quiero hablarle un poco sobre lo que ocurre en la escena de nuestro país, Colombia.

Hace 30 años existe este género que tienen muchas vertientes en el cual muchas bandas luchan día a día de alguna manera para dar a conocer su música, pero, aun así, cada cierto tiempo alguna de estas bandas se rinde y simplemente deja de trabajar muriendo en el proceso. Más vale concentrarnos en aquellas que vienen con ganas de hacer miles de cosas y a través de objetivos claros.

Este país tristemente ha tenido espacios fugaces en donde el centro de atención son las bandas colombianas: algunos aparecen como espacios financiados por el estado y otros no; pero la misma escena los entierra por no cumplir algunos parámetros que ni ella misma comprende.

En 30 años los insultos y enfrentamientos entre la misma escena han acabado con espacios en emisoras, en programas de tv y demás medios. La gente siempre cree tener la razón y solo trabaja para sí misma en un intento de salir a flote, pero no surge ni deja surgir a los demás.

El radicalismo de muchas maneras ha mutado, y ahora la gente cree que por el simple hecho de tener una banda debe ser perseguido y visibilizado, pero no se dan cuenta el trabajo tan incansable que hay detrás de cualquier labor que este relacionada con el metal.

En el título de esta nota mencionamos algo real y muy constante dentro de la escena, muchas de las ideas enfocadas al metal ya sea empresa, evento o medio de comunicación están en quiebra y por esta razón nadie quiere desgastar su tiempo y dinero en algo que a la larga no le permite una utilidad equiparable con la dedicación necesaria para realizar dichas labores, pues contrario a esto, constituyen algo sustentado por el mero altruismo del iniciador de la idea.

En Bogotá, solo por mencionar una ciudad donde muchas de las partes que engranan dentro del metal están en bancarrota, hay algunos claros ejemplos: bares de metal que nacen y duran 6 meses porque la poca cantidad de clientes los lleva a cerrar, salas de ensayo que duran un año y también desaparecen porque no están en zonas adecuadas para los integrantes de las bandas, fotógrafos que terminan trabajando para matrimonios y quince años porque la gente prefiere usar una cámara practicando en exceso el do it yourself. Yo los entiendo… sus bandas tampoco generan nada de dinero, y así se mantiene el mismo circulo vicioso donde nadie gana, pero aun así quedan los impulsos repentinos de personas con sueños, con ganas de hacer algo por la escena del género que aman, pues realmente este género se mantiene por el amor al mismo de estos personajes; aunque con un peligro constante de no poder seguirse manteniendo.

Las empresas e ideas que giran alrededor del metal nunca se mantiene solamente del metal en sí, para sobrevivir tienen que enfocarse a los demás géneros de rock, el pop o hasta la música tropical, el reggaetón o la música popular para poder aspirar a dedicarse a laborar en su ideal. ¿Pero por qué sucede esto? Es sencillo la escena del metal colombiano no existe, y si existe es muy mezquina y está excesivamente romantizada.

Dividamos esta vaina en tres partes para que usted se haga una imagen mental de lo que sucede…

La primera parte es el público: un público que está encerrado en las bandas internacionales y asiste a los eventos que anuncian los grandes medios de comunicación como los periódicos y emisoras por el estilo de Radioaktiva y Radionica (una privada y otra publica respectivamente), que por llamarlas de alguna manera son las de “mayor alcance cuando se habla de metal”; al oírlas se da publicidad a  todo tipo de público para que este se entere de la llegada del festival que trae las bandas grandes del metal mundial, y por esta razón el público consume cantidades alarmantes de metal internacional, y por otro lado, muchos de los metaleros que son público se quejan de ir a eventos nacionales a ver bandas que “suenan muy mal en vivo” y que por ser emergentes quieren que se les alabe. Pero, aun así, hay bandas con más de 10 años que no saben ni tienen una postura medianamente profesional, nadie las conoce, y el público esta mamado de pagar 10 mil o 20 mil por una boleta para tener que ver el tipo de eventos en el cual participan.

Luego, las bandas: muchas bandas nacen, y con algunos temas propios y unos covers quieren salir a tocar a una tarima, aunque no tienen ni un demo para mostrar, quieren simplemente crear sus seguidores en medio de un concierto como el mencionado anteriormente, muchas veces realizado por ellos mismos, y con un alcance que no genera ni una imagen ni un sonido de calidad para así fidelizar a sus seguidores. Tienen afán por realizar ellos mismos todas las actividades que se necesitan para tener una banda, sus ilustraciones, sus fotos, sus grabaciones y su sonido propio lo cual se puede hacer, pero para ello se debe estudiar bastante. Muchas veces los integrantes de las bandas deben llevar un empleo paralelo para mantener la misma banda, porque esta no produce nada de dinero como para lograr dedicarse solo a ella. Algunas bandas se sienten dioses y creen tener la verdad absoluta sobre su sonido mientras comienzan a lanzar mierda a las demás bandas y demás constituyente de la escena, algo ilógico mirándolo desde el punto de vista en donde en realidad todos somos nada.

Pero el tema de las bandas no para ahí… muchas bandas no tienen en cuenta los gastos de publicidad, y así pretenden vender un disco por sus medios como quien vende una empanada, ofreciéndolas para ver a quien le gusta y se la compra, algo muy triste, porque se dejan de lado muchas actividades que se usan para promocionar y difundir una banda, pero lo cruel es que cuando llegan a la parte publicitaria creen que todos los medios deben salir corriendo a realizar su reseña o su entrevista y esperan una serie de arduos trabajos en redes y medios que ellos en descaro consideran gratis… ¿qué le pasa a las bandas?, cuando van a grabar o a ensayar el espacio para realizarlo no es gratis, ni nada de lo adicional tampoco lo es, eso lo deben pagar. ¿Por qué creen que los medios deben trabajar gratis? Bueno, tal vez es porque las bandas creen que las empresas pagan pauta en los medios en los que ellos quieren estar, y no, no es así, ninguna empresa paga una pauta y menos cuando de metal se trata. Por eso banda, sin importar su género dentro metal, ponga dentro de sus gastos una parte de publicidad, para que cuando saque su disco lo venda más rápido; de esta maneta podrá recuperar sus inversiones y no tendrá que estar hablando mal de la banda vecina a la que le fue mejor.

Ahora, los organizadores de eventos: esta parte es bastante critica, para que un organizador de eventos pueda ganar buen dinero en su evento debe tener una banda gancho que realmente garantice un aforo que cubra los gastos de los músicos, las necesidades, la realización y la calidad mínima que por respeto merece el público.

Las bandas normalmente se regalan para poder tocar, pero eso también es culpa de ellas mismas, porque cuando una banda es buena no debe buscar un concierto, si no que el concierto llega a ella. Haga un trabajo que dé que hablar, y verá como el organizador le hará una oferta, tal vez la primera no sea lo que usted espera, pero comenzara siendo pago, y así el organizador también tendrá un estimado de cuantas personas irán a verlo a usted.

Obviamente hay conciertos donde las bandas son poco conocidas, pero al que le gusta conocer bandas le encantará este tipo de conciertos y eso será muy bueno para las bandas, pero seamos realistas, metaleros de ese tipo hay muy pocos.

Los organizadores también deben ser personas metidas en la escena, muchas veces aparecen personas que ven una buena oportunidad e invierten dinero y se van de culo, pero bueno eso es porque no sabe a dónde dirigir el evento y menos como contratar las bandas apropiadas. Un concierto bien hecho puede ser un gana-gana para ambas partes, tanto el lugar, como las bandas y el organizador, esto es un trabajo en equipo para romper el hecho de que a pesar de los 30 años no tenemos una costumbre real de consumo de conciertos locales.

No debería ser posible que haya ciertos organizadores que hacen eventos con plata que no tienen, estimando un aforo que al no completarse lleva a una cancelación que deja a todo el mundo sin su dinero. Como propuesta, de manera ideal si la gente hiciera los conciertos en este orden no se verían tantos eventos cada fin de semana:

  1. Seleccionar la fecha y el lugar
  2. Pagar el valor del lugar alquilado
  3. Seleccione el sonido calculado para el espacio alquilado
  4. Pagar en su totalidad el valor del sonido
  5. Seleccionar y contratar las bandas que quiere tener en su cartel
  6. Pagar la totalidad de los gastos que tiene la banda para su contratación. (Usted determinara si la banda puede generar el público necesario para recuperar su inversión; puede negociar, pero páguele antes de la presentación y además obligue a la banda a cumplir con una presentación plena y profesional)
  7. Pagar la publicidad en medios especializados para que la gente se enteré del cartel y compre su boletería. No le regale más plata a Facebook esperando que el haga su labor. (Aunque hay personas que saben usar las redes a su favor, pero para esto se requiere un segmento de personas muy específicas dentro de las redes sociales)
  8. Realizar el concierto cumpliendo con los horarios establecidos de manera estricta, nadie es culpable de las cosas que pasan en medio de la realización del evento.

(Si pierde plata por lo menos ya pago las deudas con todas las partes del evento y queda como una persona que hace negocios como debe ser).

 

Este método es un riesgo total para el organizador, pero si se hace de esta manera, se reducen los eventos mediocres llenos de problemas de sonidos y con bandas dando shows irresponsables. De esta manera la gente también iría cambiando su pensamiento frente a los conciertos locales, y volveríamos a llenar los lugares con bandas de nivel haciendo un trabajo de verdadera escena en donde las bandas emergentes logran garantizada a tarimas más dignas para formar seguidores reales a su música.

Tenga en cuenta esta comparación, si usted monta una panadería no le dice al de la harina que venga después para ver si a la gente le gusto el pan y ahí si pagarle por la harina que compró desde un principio.

Quiero que sepa que doy esta apreciación porque estoy asombrado de ver cómo la gente quiere tener todo gratis, y pretender que nada tiene valor ni esfuerzo por alguien que está intentando llevar a un siguiente nivel la escena de este país. Y está bien ver que nadie tiene un impacto grande dentro de las redes, pero si trabajáramos de esta manera las cosas cambiarían y si, seriamos pocos, pero seriamos más fructíferos de lo que hoy tanta cantidad de personas intentan sin producir nada más que envidias y odios que deberían estar enfocados a todo menos a nuestra escena misma.

Espero poder leer sus comentarios y opiniones y lo invito a que nos visite en nuestra página www.malditometalcolombiano.com, descarguen nuestra app y vean nuestros programas en donde entrevistamos bandas de todo el país.

 

Thrasher Smith

 

 

4 Comentarios

  1. Buen día, tienes mucha razón en lo que dices en tu articulo, pero hay mucho promotor de eventos que se aprovechan de las bandas… por la razón que no son conocidas terminan pagandoles con una cerveza y aveces la misma banda tiene que mendigar algo de hidratación, entonces así es muy difícil que una banda salga a flote y tenga recursos para pagar publicidad, grabaciones, estudio, etc….
    todo esfuerzo tiene un precio…. pero esto debería ser una cadena… con eso todos ganamos…
    todos tenemos que cambiar la mentalidad por el bien del “MALDITO METAL COLOMBIANO”

  2. Totalmente de acuerdo, el problema no es tanto del público, el gran problema es de los medios,y de la falta de aceptación de los mismos por parte de bandas y organizadores de eventos, pues hoy en día la VISIBILIDAD EN MEDIOS es lo que más atrae público, que después se irá segregando en público que asiste, que compra, que distribuye, comparte o apoya el material de la banda, pero la importancia de la publicidad actualmente lo es TODO, ya no estamos en los 80’s donde era todo de voz en voz, hay que apoyarse en las plataformas digitales y sacarles provecho al máximo, es por eso que la labor de la página de MALDITO METAL COLOMBIANO es tan importante actualmente, como medio de opinión, difusión y divulgación del metal nacional, esperamos que siga creciendo este gran proyecto y se logren muchos objetivos! /,,/

  3. Veo con preocupación la siguiente apreciación: “un público que está encerrado en las bandas internacionales”, si bien conozco y exalto la tarea de MMC, donde la premisa es ayudar al Metal Colombiano, me inquieta la necesidad de ayudar a la escena (la poca o nula que existe) Colombiana menospreciando la música de otros países, entendiendo que Colombia NO es potencia en estos géneros extremos, NO es referente, NO es innovadora, NO tenemos un sonido que caracterice nuestra geografía dentro del mundo del Metal (esto no es del todo negativo), así que restarle importancia al Metal internacional es negarnos la posibilidad de aprender de dichas bandas, de dichas escenas, que bien puedan llevar 40, 30, 20 años o inclusive 5, pero que por factores tanto económicos y sociales tienen la profesionalización de su actividad musical como eje de su arte.

    Si, el Metal en Colombia se gestó casi desde el mismo surgimiento del Metal en el resto del Mundo, pero seamos realistas, en este momento no podemos equipararnos como escena con Finlandia, Grecia, Suecia, Alemania, USA, ni siquiera Chile o Brasil en cuanto a sonido, calidad, profesionalismo, y un largo etc. Ahora, no pretendo negar el trabajo que muchas bandas han realizado y realizan constantemente, existe talento y bastante (yo mismo me he maravillado con muchas bandas nacionales de altísimo nivel), pero también existe el imaginario de que por ser una banda “Extrema” no se deba tener primero unas bases musicales académicas, o que solamente con manejar cierta afinación y llevar las distorsiones al extremo y “gritar” blasfemias o “arengas” contra el estado de turno, ya se tiene un producto que se deba alabar, comprar, promocionar o hasta idolatrar.

    Dicho lo anterior, creo que uno de los principales problemas que se deben atacar desde la raíz es poder responder las siguientes preguntas antes de iniciar con un proyecto musical, que aplica obviamente para la música extrema: ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Tengo talento? Si las respuestas a estas preguntas son:
    1. Porque tengo tiempo libre y me regalaron una guitarra/bajo/batería, no tengo técnica vocal, pero en las guturales/rasgadas no se necesita.
    2. Para levantar y comerse x manes o viejas / Ser “popular” / Tomar trago afuera de bares.
    3. No, pero en el Metal no se necesita.
    Pues hermanito o hermanita, está en el lugar equivocado, muchas veces la gente maquilla estas respuestas, o simplemente mienten, pero el tiempo demuestra lo contrario.

    Si bien durante la creación del Metal, muchos músicos que ahora llamamos legendarios de los 70s y 80s, no tenían bases académicas, el ímpetu, las ganas, la pasión sobresalía sobre el talento, esto con los años ha venido cambiando, porque es obvio, ya no estamos en 1983 cuando Quorthon con bases Punk quería hacer algo más, ya no estamos en 1975 cuando Lemmy con más ganas que conocimiento creó Bastards para que se transformara en Motorhead, en fin, esos años se quedaron allá, los tiempos cambian y debemos ser realistas, así como somos exigentes frente a cualquier otro producto que adquirimos, así lo debemos ser frente a la música como arte/producto, no podemos aceptar un producto musical mediocre, o que tenga buena pinta en escenario, pero de innovación cero, o aceptar el Metal nacional por el mero hecho de ser Metal Colombiano así sea vomitivo (lo siento por el calificativo, pero muchas son así).

    Hay que saber identificar, rescatar, apoyar, promocionar y exaltar lo realmente bueno, es necesario que el Metal se PROFESIONALICE, sin que esto suceda nada va a cambiar, se podrá tener una excelente estrategia de Marketing, un excelente equipo de diseño detrás del layout del material físico, un gran manager, un sonido y una producción impecable, pero cuando el producto en si es mediocre, sumamente regular, frágil, con letras vacías, pues mejor apague y vámonos. Se que es difícil sobresalir en un mar de propuestas, se que es más fácil hacer una crítica desde afuera, pero también es bueno que las personas aterricen y vean el mundo real, pues eso de llamar “de culto”, “de colección”, “para pocos elegidos, “Metal real”, a bandas que las conocerán los amigos y la familia, que en 5, 10, 20 años o más siguen en el mismo punto de partida, en los mismos bares, en una mentira.

    Y esto señoras y señores no solo aplica para los músicos y bandas, esto aplica para toda la cadena de valor, para el promotor, para el dueño del bar, para la prensa o “medios” que nos especializamos en el Metal, aplica también para el público, pues es este el que muchas veces como en el caso de la comida chatarra está acostumbrado y se deleita al comer carroña, nosotros como público, como principales consumidores debemos educar nuestro paladar, pues somos los principales “endiosadores” de bandas mediocres, somos los que nos acostumbramos a llamar “verdadero” a un sonido picho, claro, existen bandas que en su ADN está el homenaje a ciertos sonidos de antaño, y está bien, pero todo esto debe estar soportado con un know-how y unos objetivos claros.

    Para finalizar, completamente de acuerdo con lo expresado al finalizar, NADA ES GRÁTIS, todo tiene un costo/valor, pero también debemos ser coherentes con la proyección/alcance/medio.

    Saludos.
    Miller Arias
    Hammerheart el baúl del Metal

  4. Personalmente creo que aca se pueden hacer grandes cosas diria que por parte de las bandas falta algo de amor propio ya que mucha veces se regalan por nada y tampoco se esfuerzan por hacer nada algunas bandas diria yo cuando se montan en una tarima lo hacen sin una intencion clara ya que la puesta en escena es bastante pobre otro punto es la dedicacion de los musicos un músico sin contundencia en vivo y sin compromiso para grabar muy seguramente no va a llegar a ningun lado la verdad son bastante puntos y para conclucion final pienso que lo que falta es union como escena y compromiso tanto de las bandas como de las organizacione para hacer del metal un producto de alta calidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here